El 2020 fue un gran catalizador de cambios rápidos. Y aunque existen tanta incertidumbre en nuestro mundo actual, lo que sí sabemos es que la tecnología digital será clave para la resiliencia y la transformación en el futuro. Ahora, nuestro gran dilema es:

 

¿Cómo brindar innovación para nuestros clientes, a través de la infraestructura de nube, los servicios híbridos y de datos?

 

La pandemia se convirtió en un momento disruptivo, dando lugar a un período de cambios rápidos y de múltiples formas. Muchas empresas han tenido que reinventarse, lidiar con nuevos desafíos y llegar a sus límites para pensar en lo que antes no se hubieran imaginado. Si bien seguimos rodeados de incertidumbre continuamente, es evidente que la nube ha sido y seguirá siendo la tecnología clave para la transformación, empoderando a todas las empresas para lograr más y más.

 

A medida que nos comprometemos más y más con las organizaciones, hemos observado 4 estrategias en las que Microsoft y su red de socios nos hemos unido para alcanzar el éxito.

 

Los líderes de TI están adoptando una estrategia ganadora, ¿Cuál podrá adoptar usted?

 

1. Priorizar la inversión y las personas impulsando nuevas iniciativas de crecimiento.

Las organizaciones de mejor desempeño están priorizando las inversiones y los talentos hacia nuevas iniciativas de crecimiento. Los aprendizajes de la pandemia obligan a todos a centrarnos en cómo prepararnos mejor para las futuras inversiones, a fin de crear agilidad y flexibilidad para hacer frente a las incógnitas.

 

Ahora puede ser más ágil, centrándose en sus competencias básicas, las cosas que la empresas y Pymes saben hacer mejor al eliminar gradualmente lo que se haya vuelto ineficiente. Esto ayuda con diversas áreas, al reducir costos y crear espacios para innovar. Esto podría ser algo tan simple como usar máquinas virtuales de Azure para acceder a las capacidades de procesamiento de Azure no utilizadas.

 

2. Reducir la deuda técnica acelerando la modernización de la TI y las aplicaciones

La segunda deuda técnica, los sistemas heredados y las aplicaciones pueden ser uno de los mayores riesgos para la estrategia de transformación de una empresa.

La deuda técnica obstaculiza la capacidad de una empresa para competir e innovar, ya sea con sistemas obsoletos o una implementación subóptima de decisiones tomadas en el pasado que aún no se han abordado. Y si un cliente está gastando la mitad de su presupuesto en integraciones y arreglando esos sistemas heredados, tiene un costo de oportunidad enorme.

 

3. Remodelar las operaciones comerciales aumentando la eficiencia y la resiliencia digital.

La pandemia mundial expuso la fragilidad de las operaciones comerciales y la necesidad de modernizar este elemento crítico. Los líderes de IT buscan eliminar los silos tecnológicos estandarizando su plataforma y haciendo que sus operaciones sean más resistentes y eficientes.

 

4. Desarrollar las habilidades y la cultura adecuadas, capacitando a las personas y cultivando una cultura de innovación.

Por último, reconociendo la importancia de invertir y construir las habilidades y la cultura adecuadas. Hay que trabajar juntos para empoderar más y ser mejores expertos en nuestras organizaciones. Solo trabajando juntos se podrá lograr más colectivamente y esto, en definitiva, abre las posibilidades para adoptar la transformación digital en todos los niveles de la organización y en consecuencia abre otras posibilidades para un cambio en la cultura organizacional.

Fuente: Microsoft Inspire 2021