El Internet de las cosas (Internet of things, en inglés) incluye el término “cosa” u objeto que se puede conectar a una red de Internet, desde equipos de fábrica y automóviles hasta dispositivos móviles y relojes inteligentes.

 

Hoy en día el IoT se entiende más específicamente como cosas u objetos conectados que están equipados con sensores, software y otras tecnologías que les permiten transmitir y recibir datos, hacia y desde otras cosas.

 

En sus inicios, la conectividad se lograba principalmente a través de Wi-Fi, sin embargo, hoy en día hay plataformas 5G y otros tipos de red cada vez más capaces de manejar grandes conjuntos de datos con velocidad y confiabilidad.

 

En este sentido, Internet de las cosas se trata de: objetos y dispositivos conectados (también conocidos como «cosas») que están equipados con sensores, software y otras tecnologías que les permiten transmitir y recibir datos, hacia y desde otras cosas para su buen funcionamiento.

 

 

¿Cómo funciona IoT?

 

Los dispositivos IoT están capacitados para ser nuestros ojos y oídos cuando no podemos estar físicamente allí. Los dispositivos capturan los datos que podemos ver, escuchar o sentir por medio de sensores. Luego comparten esos datos según las indicaciones y los analizamos para ayudarnos a informar y automatizar nuestras acciones o decisiones posteriores. Hay cuatro etapas clave en este proceso:

 

1. Captura datos. A través de sensores, los dispositivos IoT capturan datos de sus entornos. Esto podría ser tan simple como la temperatura o tan complejo como una transmisión de video en tiempo real.

2. Comparte datos. Utilizando las conexiones de red disponibles, los dispositivos IoT hacen que estos datos sean accesibles a través de una nube pública o privada, según se indique.

3. Procesa los datos. El software está programado para hacer algo en función de esos datos, como encender el aire acondicionado o enviar una advertencia.

4. Actúa sobre los datos. Se analizan los datos acumulados de todos los dispositivos dentro de la red IoT. Esto brinda información poderosa para informar acciones y decisiones seguras que se deban tomar.

 

 

¿Cómo han evolucionado las tecnologías IoT?

 

En 2019, los dispositivos IoT generaron alrededor de 18 zettabytes de datos y, para 2025, según IDC, se espera que ese número se triplique con creces a más de 73 zettabytes, lo que equivale a 73 billones de gigabytes.

 

Aunque realmente no se pueden cuantificar los datos digitales en términos físicos, se podría decir que, si todos esos datos se convirtieran en disquetes de la década de 1990, y se colocaran de un extremo a otro, podrían ir a la luna y regresar más de 5000 veces. Para que IoT evolucione, un conjunto específico de tecnologías tuvo que unirse y avanzar al mismo tiempo.

 

 

Tecnologías y características que componen el Internet Of Things

 

Conectividad

 

El gran crecimiento en el volumen de datos de IoT solo podría haber ocurrido con una conectividad a la nube y a Internet suficientemente robusta para enviarlos y recibirlos. Actualmente, muchos dispositivos IoT dependen de una red Wi-Fi local, 5G y otras redes celulares para transmitir datos complejos y voluminosos.

 

 

Tecnología de sensores

 

Con el aumento constante de la demanda de innovación de sensores de IoT, el mercado cuenta ahora con una industria de fabricación de sensores altamente globalizada y con precios competitivos. Desde 2004, el precio promedio de los sensores IoT se ha reducido en más del 70 %, acompañado de un aumento impulsado por la demanda de una mejor funcionalidad y diversidad en estos productos.

 

 

Poder de cómputo

 

Se crearán dos veces más datos en los próximos años. Para usar y aprovechar todos esos datos, las empresas modernas exigen cantidades cada vez mayores de memoria y potencia de procesamiento. La carrera para lograr esto ha sido rápida y competitiva y ha impulsado la creciente relevancia y aplicabilidad de IoT.

 

 

Inteligencia artificial y aprendizaje automático

 

Estas tecnologías brindan a las empresas la capacidad no solo de administrar y procesar grandes cantidades de datos de IoT, sino también de analizarlos y aprender de ellos. El Big Data, es el alimento favorito de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático. Cuanto más grandes y diversos sean los conjuntos de datos, más sólidos y precisos serán los conocimientos y la inteligencia que pueden ofrecer los análisis avanzados impulsados ​​por IA.

 

 

Computación en la nube

 

El auge de la computación en la nube también ha estado estrechamente relacionado con la evolución del IoT. Con la capacidad de brindar potencia de procesamiento y almacenamiento de gran volumen bajo demanda, los servicios de IoT en la nube allanaron el camino para que los dispositivos de IoT recopilen y transmitan conjuntos de datos cada vez más grandes y complejos.

 

Las soluciones de nube privada también han hecho posible que las empresas administren mayores volúmenes y tipos de datos de IoT mientras mantienen la seguridad de un sistema cerrado.

 

 

Computación perimetral

 

Los dispositivos dentro de una red de IoT a menudo están muy dispersos geográficamente y todos transmiten datos a un único sistema central. A medida que los volúmenes de datos de IoT se vuelven cada vez más masivos, pueden comenzar a monopolizar el ancho de banda y la capacidad de la nube de una empresa. Además, los datos tardan en ser capturados, transmitidos, procesados ​​y recibidos en su destino final.

 

Este retraso, conocido como «latencia», agrega más ineficiencia, especialmente a las empresas donde el procesamiento de datos es muy sensible al tiempo. Las soluciones informáticas perimetrales descentralizan la potencia de procesamiento de un sistema acercándolo a la fuente de los datos.

 

Esto se logra con la integración de sistemas informáticos localizados, así como con la creación de capacidades de procesamiento en los propios dispositivos IoT. Estos datos procesados ​​impulsan la acción inmediata en el sitio y luego se envían periódicamente, en un formato más estructurado y organizado, al sistema central donde se pueden realizar análisis y procesamiento avanzados.

 

 

El IoT para la industria ¿De qué trata?

El Industrial Internet of Things (IIoT) se refiere al uso de máquinas, dispositivos y sensores conectados en aplicaciones industriales. Cuando los ejecuta un ERP moderno como el de SAP con inteligencia artificial y capacidades de aprendizaje automático, los datos generados por los dispositivos IIoT se pueden analizar y aprovechar para mejorar la eficiencia, la productividad, la visibilidad y más.

 

Las redes de IIoT suelen admitir la comunicación de una máquina a otra máquina y, además de transmitir datos, los dispositivos integrados de IIoT también reciben regularmente programación de automatización del sistema central.

 

 

¿Cuál es la diferencia entre IoT e IIot?

 

Las diferencias radican más en cómo se usan. La mayor parte de las soluciones de IoT del mundo tienden a tener individuos como usuarios finales y se ven comúnmente en cosas como dispositivos inteligentes, asistentes digitales o geolocalizadores en nuestros teléfonos.

 

 

El IIoT es un subconjunto de IoT y, si bien está impulsado por las mismas tecnologías básicas, su enfoque está basado en la automatización y la eficiencia en toda una organización conectada en lugar de un usuario aislado.

 

En las redes IIoT, la recopilación y selección de datos es solo el primer paso de un proceso más complejo. Para brindar el máximo beneficio a una organización, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático deben aplicarse a esos datos para brindar información precisa y optimizar los flujos de trabajo y las tareas automatizadas para conectar las diferentes funciones de una empresa.

 

 

Ahora estamos en medio de la Cuarta Revolución Industrial, también conocida como Industria 4.0. La “revolución” en cada una de las últimas tres eras industriales fue impulsada por tecnologías revolucionarias. En la Primera Revolución Industrial, fue la energía de vapor; en la Segunda, la cadena de montaje y la producción mecanizada; y en el Tercero, potencia de cómputo. La revolución que sustenta la Industria 4.0 viene en forma de digitalización industrial y sistemas ciberfísicos, y el IoT se convierte en su base.

 

 

Fuentes:

https://www.sap.com/insights/what-is-iot-internet-of-things.html

https://orionconsultores.com/el-internet-de-las-cosas-de-sap-sera-una-gran-experiencia-para-su-pyme/

https://www.idc.com/